Estoy muy orgulloso de La FHactoria, y hoy, que es nuestro cumpleaños, más si cabe. Dos años han pasado ya desde el día que nos abrimos al mundo.

Muchas cosas han pasado en este tiempo, buenas y malas, emocionantes y decepcionantes. Como la vida misma. Pero de entre todo lo bueno, hoy quiero rendir un homenaje al equipo.

Elisa Zamora, mi querida Elisa Zamora, fue la energía motriz inicial que el proyecto necesitaba. Con su alegría y determinación, fue la primera en compartir la ardua tarea en aquel momento, de convertir una idea motivadora en algo que atrajera a un colectivo sobresaturado de webinars y hastiado de la pandemia.

Alejandra Ferrada, mi querida Alejandra, se subió poco después, catalizando la magia conjunta. Alejandra tiene muchas virtudes que aquí no procede detallar, pero hay una en concreto de la que no sé si es consciente. Es una catalizadora nata. Una alquimista. Una virtud rara, y muy valiosa.

Seira Climent se nos unió un buen tiempo después, demasiado después, pienso ahora, pero es que no la conocía. Y menos mal que la conocí. Seira es una auténtica Fórmula 1. Con unas ganas, una motivación y una convicción como no he visto en otro sitio. Ella sabe dónde me gustaría que estuviera, nunca lo he dudado. Es lo más claro que tengo desde el día cero de este Diario. No sé si estará, pero si no lo está, estará justo al lado, brillando.

Hugo y Mari Luz son nuestro oxígeno y nuestro salvavidas. Sin ellos, los «Lunes de La FHactoria» serían complicados de mantener.

David, nuestro baluarte artístico. El alma estética de La FHactoria. El guardián incansable de nuestra marca, para quien hace mucho que La FHactoria dejó de ser un cliente, para ser también «su» proyecto.

Antes Jorge, ahora Joana, son quienes nos han defendido y promocionado en el enrevesado, complicado, y muchas veces desalentador, mundo de las redes sociales.

Sin ellas y ellos, La FHactoria no sería lo que es. Un proyecto consolidado, orgulloso de dar primeras oportunidades a compañeras y compañeros que desean tenerla, y en el que los protagonistas siempre son nuestros ponentes. Una referencia formativa en el ámbito de la Farmacia Hospitalaria, y la sanidad en general.

Feliz cumpleaños, La FHactoria.

Y tú, ¿has entrado ya a conocer La FHactoria? ¿A qué esperas?

Faltan 225 días.

Comparte esta entrada del Diario

Estoy muy orgulloso de La FHactoria, y hoy, que es nuestro cumpleaños, más si cabe. Dos años han pasado ya desde el día que nos abrimos al mundo.

Muchas cosas han pasado en este tiempo, buenas y malas, emocionantes y decepcionantes. Como la vida misma. Pero de entre todo lo bueno, hoy quiero rendir un homenaje al equipo.

Elisa Zamora, mi querida Elisa Zamora, fue la energía motriz inicial que el proyecto necesitaba. Con su alegría y determinación, fue la primera en compartir la ardua tarea en aquel momento, de convertir una idea motivadora en algo que atrajera a un colectivo sobresaturado de webinars y hastiado de la pandemia.

Alejandra Ferrada, mi querida Alejandra, se subió poco después, catalizando la magia conjunta. Alejandra tiene muchas virtudes que aquí no procede detallar, pero hay una en concreto de la que no sé si es consciente. Es una catalizadora nata. Una alquimista. Una virtud rara, y muy valiosa.

Seira Climent se nos unió un buen tiempo después, demasiado después, pienso ahora, pero es que no la conocía. Y menos mal que la conocí. Seira es una auténtica Fórmula 1. Con unas ganas, una motivación y una convicción como no he visto en otro sitio. Ella sabe dónde me gustaría que estuviera, nunca lo he dudado. Es lo más claro que tengo desde el día cero de este Diario. No sé si estará, pero si no lo está, estará justo al lado, brillando.

Hugo y Mari Luz son nuestro oxígeno y nuestro salvavidas. Sin ellos, los «Lunes de La FHactoria» serían complicados de mantener.

David, nuestro baluarte artístico. El alma estética de La FHactoria. El guardián incansable de nuestra marca, para quien hace mucho que La FHactoria dejó de ser un cliente, para ser también «su» proyecto.

Antes Jorge, ahora Joana, son quienes nos han defendido y promocionado en el enrevesado, complicado, y muchas veces desalentador, mundo de las redes sociales.

Sin ellas y ellos, La FHactoria no sería lo que es. Un proyecto consolidado, orgulloso de dar primeras oportunidades a compañeras y compañeros que desean tenerla, y en el que los protagonistas siempre son nuestros ponentes. Una referencia formativa en el ámbito de la Farmacia Hospitalaria, y la sanidad en general.

Feliz cumpleaños, La FHactoria.

Y tú, ¿has entrado ya a conocer La FHactoria? ¿A qué esperas?

Faltan 225 días.

Comparte esta entrada del Diario