Sara fue la primera compañera que contestó a la oferta de formar parte de la futura Junta Directiva de la SEFH.

Te prometo que pocas veces me ha sabido tan mal como en esta ocasión tener que decirle a alguien que no podía ser. Que una residente no podía formar parte de la Junta Directiva. Fue culpa mía, lo sé. Supuse que eso se conocía, cuando en realidad no tenía por qué ser así.

Pero Sara no sabe algo, que me tiene ganado. Te he dicho varias veces que creo mucho más en la ACTITUD que en la aptitud, y Sara tiene actitud para aburrir, y según me han dicho después, aptitud tampoco le falta.

Cuando le contesté, hice lo único que pienso que podía hacer en ese momento. Decirle que se lo agradecía, que no podía ser, pero detallarle todas las posibilidades que conozco de estar en la SEFH siendo residente, con independencia de quien esté en la Junta Directiva. Creo que la SEFH no se debe perder a Sara.

Sara no podrá estar en la Junta Directiva, pero de lo que de mí dependa, y dentro de lo reglamentario, estará en donde ella quiera. Y si no depende de mí, espero que quien esté, tenga la suficiente inteligencia como para contar con Sara.

Y a ti, ¿qué te parece la actitud de Sara?

Faltan 242 días.

Comparte esta entrada del Diario

Sara fue la primera compañera que contestó a la oferta de formar parte de la futura Junta Directiva de la SEFH.

Te prometo que pocas veces me ha sabido tan mal como en esta ocasión tener que decirle a alguien que no podía ser. Que una residente no podía formar parte de la Junta Directiva. Fue culpa mía, lo sé. Supuse que eso se conocía, cuando en realidad no tenía por qué ser así.

Pero Sara no sabe algo, que me tiene ganado. Te he dicho varias veces que creo mucho más en la ACTITUD que en la aptitud, y Sara tiene actitud para aburrir, y según me han dicho después, aptitud tampoco le falta.

Cuando le contesté, hice lo único que pienso que podía hacer en ese momento. Decirle que se lo agradecía, que no podía ser, pero detallarle todas las posibilidades que conozco de estar en la SEFH siendo residente, con independencia de quien esté en la Junta Directiva. Creo que la SEFH no se debe perder a Sara.

Sara no podrá estar en la Junta Directiva, pero de lo que de mí dependa, y dentro de lo reglamentario, estará en donde ella quiera. Y si no depende de mí, espero que quien esté, tenga la suficiente inteligencia como para contar con Sara.

Y a ti, ¿qué te parece la actitud de Sara?

Faltan 242 días.

Comparte esta entrada del Diario