No es fácil llevar una campaña electoral.

Nadie te libera de tu trabajo diario. Los Servicios siguen funcionando igual, los problemas del día a día siguen existiendo, y los requerimientos de todo tipo, también. Nadie te da medios, pero, aun así, tienes que llegar a la mayor cantidad de compañeras y compañeros posible, mediante cualquier vía de comunicación accesible, de forma constante. Y sigues teniendo una familia, que no ha desaparecido, y que necesita de tu presencia, y tú de la suya. En definitiva, que no paras, de forma literal, durante demasiado tiempo.

Además, en una campaña, como en la vida, hay de todo, y ves de todo, a veces bueno, y a veces no tan bueno, y lo tienes que encajar, sea lo que sea, y seguir adelante, aunque en ocasiones, ante algunos hechos o algunas frases, cuesta mucho, pero mucho, mantener las formas.

Me comprometí hace mucho a ganar, pero en positivo, por eso no me oyes quejarme de cosas que, en un contexto electoral, a mí me cuesta mucho entender que se hagan. Aunque seguro que es una cuestión de perspectiva.

Por otro lado, a veces escucho frases dichas con cariño, pero que no termino de entender. Frases que parecen cuestionar si se está haciendo todo lo posible, porque probablemente así lo parezca desde alguna perspectiva, pero que, desde la mía, en la que no quedan horas, no las entiendes por más que quieras.

En fin, que esto de las perspectivas es un asco.

Pero bueno, si algo te aporta una campaña electoral es experiencia, conocimiento, entereza, templanza, fortaleza y perspectiva. Porque al final, todo es cuestión de perspectiva.

Y tú ¿estás de acuerdo en que todo es cuestión de perspectiva?

Faltan 10 días.

Comparte esta entrada del Diario

No es fácil llevar una campaña electoral.

Nadie te libera de tu trabajo diario. Los Servicios siguen funcionando igual, los problemas del día a día siguen existiendo, y los requerimientos de todo tipo, también. Nadie te da medios, pero, aun así, tienes que llegar a la mayor cantidad de compañeras y compañeros posible, mediante cualquier vía de comunicación accesible, de forma constante. Y sigues teniendo una familia, que no ha desaparecido, y que necesita de tu presencia, y tú de la suya. En definitiva, que no paras, de forma literal, durante demasiado tiempo.

Además, en una campaña, como en la vida, hay de todo, y ves de todo, a veces bueno, y a veces no tan bueno, y lo tienes que encajar, sea lo que sea, y seguir adelante, aunque en ocasiones, ante algunos hechos o algunas frases, cuesta mucho, pero mucho, mantener las formas.

Me comprometí hace mucho a ganar, pero en positivo, por eso no me oyes quejarme de cosas que, en un contexto electoral, a mí me cuesta mucho entender que se hagan. Aunque seguro que es una cuestión de perspectiva.

Por otro lado, a veces escucho frases dichas con cariño, pero que no termino de entender. Frases que parecen cuestionar si se está haciendo todo lo posible, porque probablemente así lo parezca desde alguna perspectiva, pero que, desde la mía, en la que no quedan horas, no las entiendes por más que quieras.

En fin, que esto de las perspectivas es un asco.

Pero bueno, si algo te aporta una campaña electoral es experiencia, conocimiento, entereza, templanza, fortaleza y perspectiva. Porque al final, todo es cuestión de perspectiva.

Y tú ¿estás de acuerdo en que todo es cuestión de perspectiva?

Faltan 10 días.

Comparte esta entrada del Diario