Está siendo una semana complicada.

Mi hermana pequeña, Cuca, está ingresada desde el lunes por una luxación de una prótesis de cadera. «Mi pequeña nota desafinada«, como la llamé en una entrada que le dediqué hace años, ve la cincuentena de cerca rondar, aunque hace muchos años que decidió dejar de crecer, y allí se quedó, eternamente niña. No habla más allá de diez o quince palabras, pero se hace entender como nadie, porque un abrazo, un gesto o una mirada son más que suficientes.

Tanto en este ingreso como en anteriores, y tanto en este como en otros hospitales, hemos visto a muchos tipos de profesionales sanitarios. Pero, ¿sabes a quién no hemos visto nunca? Seguro que lo has adivinado.

Hace tres años, mientras desde Horizonte Farma planteábamos alternativas imaginativas para que nos conociera la población general, escuchaba por otros lares que la forma de darnos a conocer como profesión era subiendo a ver a los pacientes. Antes, entonces y ahora, discrepo profundamente de ese planteamiento.

Subir a ver a los pacientes debe ser una constante en nuestra actividad asistencial, pero que nadie espere que así nos conocerá la población general. Simplemente, porque los que somos, con los pacientes que realmente se suben a ver, frente a los pacientes que existen, y frente a la población general, no genera masa crítica. Ni la generará en décadas.

La población general solo nos conocerá si aparecemos en los sitios que la población general ve y escucha.

Te voy a poner un ejemplo muy clarificador. Si Miércoles Addams fuera farmacéutica de hospital en la serie, ya nos conocería prácticamente todo el mundo.

Y tú, ¿qué crees que debemos hacer? ¿Perseveramos en el error, o hacemos algo radicalmente diferente?

Faltan 280 días.

Comparte esta entrada del Diario

Está siendo una semana complicada.

Mi hermana pequeña, Cuca, está ingresada desde el lunes por una luxación de una prótesis de cadera. «Mi pequeña nota desafinada«, como la llamé en una entrada que le dediqué hace años, ve la cincuentena de cerca rondar, aunque hace muchos años que decidió dejar de crecer, y allí se quedó, eternamente niña. No habla más allá de diez o quince palabras, pero se hace entender como nadie, porque un abrazo, un gesto o una mirada son más que suficientes.

Tanto en este ingreso como en anteriores, y tanto en este como en otros hospitales, hemos visto a muchos tipos de profesionales sanitarios. Pero, ¿sabes a quién no hemos visto nunca? Seguro que lo has adivinado.

Hace tres años, mientras desde Horizonte Farma planteábamos alternativas imaginativas para que nos conociera la población general, escuchaba por otros lares que la forma de darnos a conocer como profesión era subiendo a ver a los pacientes. Antes, entonces y ahora, discrepo profundamente de ese planteamiento.

Subir a ver a los pacientes debe ser una constante en nuestra actividad asistencial, pero que nadie espere que así nos conocerá la población general. Simplemente, porque los que somos, con los pacientes que realmente se suben a ver, frente a los pacientes que existen, y frente a la población general, no genera masa crítica. Ni la generará en décadas.

La población general solo nos conocerá si aparecemos en los sitios que la población general ve y escucha.

Te voy a poner un ejemplo muy clarificador. Si Miércoles Addams fuera farmacéutica de hospital en la serie, ya nos conocería prácticamente todo el mundo.

Y tú, ¿qué crees que debemos hacer? ¿Perseveramos en el error, o hacemos algo radicalmente diferente?

Faltan 280 días.

Comparte esta entrada del Diario