No sé si te acordarás de que el día 55, cuando te conté por qué quería cambiar la SEFH, te hablé de mi amigo Tritón. Hace unos días, en un evento, lo volví a ver, y su conversación, aunque breve, fue demoledora.

Para no poner paños calientes, él me recomendó que abandonara la campaña electoral por diferentes motivos que hoy no procede especificar.

Te lo cuento, porque tras un rato escuchándole, le pregunté, ¿pero, tan mal lo ves?», a lo que me contestó, «Javier, ¿sabes lo que se ve desde fuera?, a la SEFH con todo su aparato completamente volcada en apoyar su candidatura, frente a un tío con un blog«.

Uff… imagina por un momento como me quedé. El todo frente a la nada. El imperio con su flota de destructores espaciales frente a un solitario X-Wing.

Pero lo jodido de verdad, es que le entiendo. No lo comparto, pero le entiendo.

Así que he tomado una decisión.

No voy, y por supuesto, no vamos, a abandonar esta campaña electoral. Es posible, e incluso probable, que el día 30 de junio se desvanezca el sueño de una farmacia conocida, reconocida y solicitada, al no haber podido completar la composición de la candidatura, pero eso, en realidad, es de lo poco que no depende directamente de mí o de nosotros, ya que son decisiones de otras personas.

Pero, y esta es la decisión, de aquí a ese día, quizá solo tengamos este blog, pero es más que suficiente para contar al detalle la farmacia hospitalaria que queremos, y que creo que nos merecemos.

Y otra cosa, ¿sabes por qué no comparto la frase de Tritón?, pues porque somos más, mucho más de lo que parece que somos.

Y tú, ¿compartes la frase de Tritón?

Faltan 143 días.

Comparte esta entrada del Diario

No sé si te acordarás de que el día 55, cuando te conté por qué quería cambiar la SEFH, te hablé de mi amigo Tritón. Hace unos días, en un evento, lo volví a ver, y su conversación, aunque breve, fue demoledora.

Para no poner paños calientes, él me recomendó que abandonara la campaña electoral por diferentes motivos que hoy no procede especificar.

Te lo cuento, porque tras un rato escuchándole, le pregunté, ¿pero, tan mal lo ves?», a lo que me contestó, «Javier, ¿sabes lo que se ve desde fuera?, a la SEFH con todo su aparato completamente volcada en apoyar su candidatura, frente a un tío con un blog«.

Uff… imagina por un momento como me quedé. El todo frente a la nada. El imperio con su flota de destructores espaciales frente a un solitario X-Wing.

Pero lo jodido de verdad, es que le entiendo. No lo comparto, pero le entiendo.

Así que he tomado una decisión.

No voy, y por supuesto, no vamos, a abandonar esta campaña electoral. Es posible, e incluso probable, que el día 30 de junio se desvanezca el sueño de una farmacia conocida, reconocida y solicitada, al no haber podido completar la composición de la candidatura, pero eso, en realidad, es de lo poco que no depende directamente de mí o de nosotros, ya que son decisiones de otras personas.

Pero, y esta es la decisión, de aquí a ese día, quizá solo tengamos este blog, pero es más que suficiente para contar al detalle la farmacia hospitalaria que queremos, y que creo que nos merecemos.

Y otra cosa, ¿sabes por qué no comparto la frase de Tritón?, pues porque somos más, mucho más de lo que parece que somos.

Y tú, ¿compartes la frase de Tritón?

Faltan 143 días.

Comparte esta entrada del Diario