Hay muchas sensaciones que me gustan en esta vida, pero alcanzar el estado de «Flow» en un proceso creativo, es una de las que más me gustan.

Es un concepto que se refiere a un estado mental profundo, único y positivo, en el que estás absorto en la realización de una tarea creativa. Si no estoy equivocado, el término fue acuñado por el psicólogo Mihaly Csikszentmihalyi, que lo describió como el estado en el cual el nivel de involucramiento en la actividad que realizas es tal, que pierdes la noción del tiempo y al final alcanzas resultados extraordinarios.

En mi vivencia personal, me resulta muy gratificante conseguir estar completamente focalizado y centrado en lo que hago. Desaparece el tiempo, desaparece el entorno, desaparece el hambre, solo existe la tarea y mi creatividad, y con gran facilidad aparecen ideas y enfoques nuevos.

Me suele ocurrir en procesos creativos puros, como cuando preparo ponencias o cuando escribo, sobre todo cuando existe un marcado componente emocional. Y es que creo sinceramente que es la emoción la que me lleva al Flow.

Estoy seguro de que haciendo algo que te guste, habrás sentido este estado alguna vez. Y si no es así, búscalo, no te arrepentirás.

Y en tu caso, ¿has sentido alguna vez el estado de Flow?

Faltan 166 días.

Comparte esta entrada del Diario

Hay muchas sensaciones que me gustan en esta vida, pero alcanzar el estado de «Flow» en un proceso creativo, es una de las que más me gustan.

Es un concepto que se refiere a un estado mental profundo, único y positivo, en el que estás absorto en la realización de una tarea creativa. Si no estoy equivocado, el término fue acuñado por el psicólogo Mihaly Csikszentmihalyi, que lo describió como el estado en el cual el nivel de involucramiento en la actividad que realizas es tal, que pierdes la noción del tiempo y al final alcanzas resultados extraordinarios.

En mi vivencia personal, me resulta muy gratificante conseguir estar completamente focalizado y centrado en lo que hago. Desaparece el tiempo, desaparece el entorno, desaparece el hambre, solo existe la tarea y mi creatividad, y con gran facilidad aparecen ideas y enfoques nuevos.

Me suele ocurrir en procesos creativos puros, como cuando preparo ponencias o cuando escribo, sobre todo cuando existe un marcado componente emocional. Y es que creo sinceramente que es la emoción la que me lleva al Flow.

Estoy seguro de que haciendo algo que te guste, habrás sentido este estado alguna vez. Y si no es así, búscalo, no te arrepentirás.

Y en tu caso, ¿has sentido alguna vez el estado de Flow?

Faltan 166 días.

Comparte esta entrada del Diario