No te puedes imaginar lo que nos está costando seguir en silencio.

Si me dieran un euro por cada vez que me han preguntado, ¿quiénes forman la candidatura?, tendría a mi disposición una buena suma.

Quien me conoce sabe o intuye que algo hay tapado. Ya conoces el lema y el sueño, pero hay más, mucho más. Una marca, unos colores y unos corazones empoderados, radiantes de pasión, ilusión y ganas. Convencidos de que las convencionalidades ajenas no son las nuestras. Por estos lares, todo significa algo, tiene su porque, y aporta valor al conjunto.

Y por supuesto, no solo eso. También un plan estratégico, unas líneas estratégicas y trabajo, mucho trabajo, además de debate y consenso.

Sabes que llegará el día en que te lo contaré. Los detalles, los porqués, los orígenes y las motivaciones. Forjar un nuevo “nosotros” lleva su tiempo, además de que, en definitiva, nuestros tiempos son nuestros tiempos.

Créeme si te digo que estoy muy orgulloso de todo lo que aún no ha salido. A poco que me conozcas, eso es toda una garantía.

Y hoy, a ti, solo puedo darte las gracias por entender que nuestros tiempos son nuestros tiempos.

Faltan 176 días.

Comparte esta entrada del Diario

No te puedes imaginar lo que nos está costando seguir en silencio.

Si me dieran un euro por cada vez que me han preguntado, ¿quiénes forman la candidatura?, tendría a mi disposición una buena suma.

Quien me conoce sabe o intuye que algo hay tapado. Ya conoces el lema y el sueño, pero hay más, mucho más. Una marca, unos colores y unos corazones empoderados, radiantes de pasión, ilusión y ganas. Convencidos de que las convencionalidades ajenas no son las nuestras. Por estos lares, todo significa algo, tiene su porque, y aporta valor al conjunto.

Y por supuesto, no solo eso. También un plan estratégico, unas líneas estratégicas y trabajo, mucho trabajo, además de debate y consenso.

Sabes que llegará el día en que te lo contaré. Los detalles, los porqués, los orígenes y las motivaciones. Forjar un nuevo “nosotros” lleva su tiempo, además de que, en definitiva, nuestros tiempos son nuestros tiempos.

Créeme si te digo que estoy muy orgulloso de todo lo que aún no ha salido. A poco que me conozcas, eso es toda una garantía.

Y hoy, a ti, solo puedo darte las gracias por entender que nuestros tiempos son nuestros tiempos.

Faltan 176 días.

Comparte esta entrada del Diario